Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies.

Casa



De la tradición al cuento de hadas. Del sueño al proyecto

Orgullo de pertenecer al amor



La encantadora Casa Histórica La Voce del Fiume nació del sueño de una joven emprendedora "Premio Thalia 2017 a la cultura de la hospitalidad", orgullosa de su tierra y su gente, y del amor por su pueblo.

Autenticidad y experiencia



la Voz del Río para disfrutar de una estancia de autenticidad y experiencias.

...para escuchar la voz del río



Una rica vegetación de plantas y flores da la bienvenida a los huéspedes, invitándoles a sentarse en los diversos salones repartidos aquí y allá a la sombra de los cenadores, para disfrutar de la vista del río y del valle. El jardín es el lugar ideal para dedicarse a una buena lectura, para relajarse escuchando sólo la voz del río o para charlar mientras se toma un buen vino de meditación.

Historia, cultura, hospitalidad... sostenibilidad



La historia, la cultura, las estaciones, la acogida y la comida ofrecen una experiencia sensorial que deja huella. Las habitaciones, las suites, los espacios interiores y exteriores y los servicios miman al huésped que vive como en un cuento de hadas.

La cueva de Bianca



Un lugar evocador para degustar los productos y platos típicos de la tradición lucana mientras se escucha la narración de la leyenda de Bianca.

El antiguo pueblo



El castillo Caracciolo, el antiguo pueblo con su historia y sus leyendas, las siete habitaciones, únicas en su género, sorprenden al huésped que vive una dimensión de otros tiempos.

La leyenda de Bianca da Brienza



Leer la historia
Descubrir

La leyenda de Bianca da Brienza

Se dice que hacia mediados de 1300, en el castillo de Brienza, vivía una hermosa mujer llamada Bianca. Nos encontramos en el antiguo pueblo de Brienza, uno de los lugares más encantadores y característicos de Lucania, donde el paisaje es de una belleza deslumbrante y la naturaleza que rodea el pueblo de verde ofrece a los visitantes un panorama único.
De este magnífico pueblo medieval lo que más llama la atención es, sin lugar a dudas, el majestuoso castillo que se eleva en la cima rocosa del valle del Melandro que lo rodea.
Las vicisitudes del castillo están profundamente ligadas a la historia de la antigua y noble familia Caracciolo, una de las dinastías más poderosas del sur de Italia, cuyo origen se remonta al siglo X.
Esta antigua fortaleza angevina guarda y conserva celosamente secretos y leyendas. Se dice que hacia mediados de 1300, en pleno castillo, vivía una hermosa joven llamada Bianca. No era una dama cualquiera: además de ser conocida por su gracia, estilo, sensualidad y elegancia, Bianca se distinguía de otras damas de su rango por ser una gran amante del lujo, le gustaba la buena vida y las riquezas.
Le encantaba recibir en el castillo a sus invitados y amigos más queridos dando grandes fiestas. Música, bailes salvajes, ropas adornadas con finos bordados, tejidos preciosos como la seda del antiguo y lejano Oriente y ríos de monedas de oro; durante estas recepciones la gente se deja llevar por todo tipo de pompa, lujo y ostentación.
Bianca asistía a estas fiestas luciendo siempre maravillosas joyas de las que se sentía muy orgullosa y que eran admiradas por todos los invitados que participaban en estos eventos sociales.
Cuenta la leyenda que su inmenso tesoro se guardaba en una sala secreta del castillo que tenía precisamente 365 habitaciones, una por cada día del año. La sala del tesoro era la número 366 y, por razones obvias, era inaccesible, secreta y estaba bien escondida de miradas indiscretas y enemigos. Sólo Bianca y su sierva de confianza conocían la forma de acceder a ella.
Inesperadamente, un día, mientras viajaba a Amantea, Bianca fue secuestrada por piratas que la llevaron a través del Mar Mediterráneo, a Argel. Allí un rico pachá se enamoró perdidamente de ella y se empecinó en quererla
para sí mismo a toda costa, alejándola así para siempre de su Brienza. Desde entonces no hay noticias de Bianca del castello Caracciolo di Brienza, ni de ella ni de su tesoro. Tal vez la hermosa mujer no pudo regresar a su amado pueblo y durante mucho tiempo los habitantes del castillo lamentaron su desaparición.
Hoy en día se dice que su tesoro sigue escondido en esa sala secreta del castillo y que sigue siendo codiciado por muchos. Muchos, en vano, han intentado buscar en cada rincón de la fortaleza de Bianca para acceder a su inestimable tesoro.
Se dice que desde la casa histórica La Voz del Río sale un túnel entre la roca que lleva al castillo, ¿es esa la forma de llegar al tesoro?